Labicheria.com

Numerosos reptiles necesitan alimento vivo en sus comidas, ya sea en forma de invertebrados (como los insectos) o pequeños vertebrados (como las ratas). Estos curiosos animales pueden ser adquiridos en tiendas especializadas o pueden ser criados en casa.labicheria

Es muy importante, que dichos animales que van a servir de alimento para nuestros reptiles estén correctamente alimentados. Pensemos que los nutrientes que obtengan estas presas de las frutas, verduras y sumplementos beneficiarán posteriormente a los reptiles. Por eso, es importante alimentar las presas previamente a ofrecerlas a nuestras mascotas.

Los insectos poseen un exoesqueleto externo, formado por quitina (polisacárido) en su parte más externa. El exoesqueleto posee articulaciones formadas por pequeñas membranas (escleritos) para permitir el movimiento del insecto. El exoesqueleto de los insectos es poco digestible, cosa que deberemos tener en cuenta cuando los suministremos alimento vivo para  reptiles.

Algunos de las presas más habituales son las siguientes:

Saltamontes y langostas: los saltamontes y langostas en general son pobres en calcio, pero sus ninfas son ricas en proteína. Estos insectos son muy apreciados por los uromastyx, ya que forman parte de su dieta.

Grillos: los grillos son los insectos más utilizados en la alimentación de los reptiles. Son ricos en calcio sin son correctamente suplementados, ricos en proteína y en grasa. Encontraras mas de una tienda de grillos en tu localidad.

Tenebrios: los tenebrios son muy ricos en grasa y solo deben administrarse a modo de complemento de la dieta. Se trata de las larvas del coleóptero (Tenebrio Molinator). Son muy ricos en fósforo y la relación Ca:P no es muy buena.

Zofobas: Son ricas en grasa, pero también ricas en proteína. También son muy ricos en fósforo al igual que los tenebrios.

Gusanos de seda: son ricos en proteína y bajos en grasa en relación a otros gusanos. Son muy deficientes en calcio y contienen mucho fósforo.

Mosca de la fruta: son presas de pequeño tamaño, adecuadas para pequeños reptiles o para anfibios (como las dendrobates). Hay variedades con alas y sin ellas. Son muy ricas en proteína y muy pobres en grasa en su forma adulta. Son fáciles de criar en casa. La relación Ca:P es muy buena.

Cucarachas: son muy energéticas, ricas en proteína y grasa, pero con una cutícula muy extensa. Son muy bajas en calcio, pero proporcionan variedad a la dieta de los reptiles.

Ratones y ratas: son administrados a ofidios y a reptiles de gran tamaño y dieta carnívora. Los ratones y las ratas se clasifican según su estadio de desarrollo en pinkies (1-2 días), ratones de primer pelo (7-10 días), juveniles y adultos. A mayor edad, más ricos en calcio, pero también mayor su tamaño.

Algunos consejos para la alimentación con presa viva
Determina cual es la alimentación natural del reptil que posees. Un gecko leopardo se alimenta fundamentalmente de grillos, pero se pueden añadir de forma esporádica otros tipos de insectos a su dieta. Por otra parte, la mayoría de serpientes mantenidas en cautividad se alimentan de pequeños vertebrados como los roedores. En el caso de las serpientes de gran tamaño, deben ser alimentadas con conejos, pollos y otras presas acordes a su tamaño.
Localiza una tienda de confianza donde adquirir el alimento vivo. El alimento vivo se puede adquirir tanto en tiendas de reptiles como online. El vendedor debe ser capaz de proporcionar todo tipo de información acerca del alimento que está vendiendo y debe conocer la dieta de las diferentes especies de reptiles para poder aconsejar correctamente. Si el vendedor desconoce estas cosas hay que desconfiar de la tienda. En algunos casos, las presas vendidas son de baja calidad ya que no están correctamente alimentadas y eso repercute en la nutrición de nuestras mascotas. Eso suele pasar en tiendas “cadena” o en tiendas poco especializadas.
Alimenta bien a las presas, porque de ello dependerá su calidad y su aporte nutricional. Las presas deben ser cuidadas y correctamente alimentadas antes de ser ofrecidas a nuestros reptiles. Hay que ofrecerles alimentos de calidad y suplementos necesarios, ya que de ello dependerá su calidad nutricional.
Utiliza presas de un tamaño acorde al de tu reptil. Siempre hay que ofrecer las presas de un tamaño adecuado para nuestro reptil. De lo contrario, el reptil puede no comerlas y las presas pueden lastimarlo. Esto pasa con frecuencia al ofrecer vertebrados vivos adultos (como ratas y ratones) y grillos de un tamaño mayor al que el reptil puede asumir. No por ser más grande es mejor.
Reboza los insectos con suplementos vitamínicos y calcio. Los insectos pueden ser suplementados a modo de “rebozado”, introduciéndolos en una bolsa junto al producto desead y agitando. Este proceso no daña a los insectos y hace que se recubran por una película de suplemento en polvo. Al consumir el insecto, el reptil también consumirá el suplemento vitamínico.
No sobrealimentes a tu reptil. Añadir un exceso de presas en el terrario puede perjudicar a nuestras mascotas, ya que algunas de ellas pueden dañar al reptil si no son consumidas. El reptil come aquello que necesita, con lo cual un exceso se traduce en una superpoblación de insectos ó roedores en el terrario.
No dejar roedores vivos sin vigilancia en el terrario. Los roedores adultos pueden causar mucho daño a los reptiles, con lo cual no los dejaremos en el terrario sin vigilancia.
Considerar el uso de roedores congelados. Está muy discutida la parte ética de alimentar un reptil cautivo con vertebrados vivos. Si no te sientes cómodo ofreciéndole presa viva a tu reptil o piensas que no es humanitario, puedes considerar el alimento congelado. Estos roedores deben descongelarse y calentarse (evitando el microondas) previamente a ser ofrecidos. Algunos reptiles consumen los roedores inmediatamente mientras que en algunos casos hay que agitarlos.

Comments are closed.